23.2.17

Decirnos caricias,
susurrar mordiscos
y besar muy despacio
los sueños que no tenemos tiempo
de llevar a cabo.
Apenas eso
y mientras el mundo real
sigue sin vencernos.