14.5.20

El virus no entiende de clases, nuestra respuesta sí

Esta semana la Comunidad de Madrid continúa en la "fase 0" mientras otras provincias se encuentran ya en la fase 1, e incluso planteándose solicitar avanzar de fase. Para los madrileños, seres orgullos de estar por encima del resto de España (sea esta posición superior real o tan sólo inventada, ¡qué más dará eso para el ego!), este hecho mella la autoconfianza de ese madrileño de bandera española e impuestos defraudados.
https://public.flourish.studio/visualisation/2391563/
La presidenta de la Comunidad de Madrid afirma que la región está preparada para afrontar un futuro repunte, mientras calla que -a día de hoy- hay más de 70 centros de salud cerrados en 56 municipios madrileños. Se les llena la boca al hablar de la gente que hace colas a la espera de comida, aunque a continuación informan de que habrá menos impuestos con los que sufragar las ayudas. Cabe preguntarse si esta injusticia de salvar a los ricos cae sólo en el tema impositivo o si también afecta a la salud. En este gráfico, podemos ver cómo el 28% de los municipios madrileños tienen algún centro de salud o consultorio cerrado, quede alguno abierto o no. Además, vemos cómo estos cierres no son ajenos a la renta. El 25% de los municipios más ricos (Q4) tienen casi un 15% de probabilidad de que les hayan cerrado el centro de salud, la mitad que los municipios con menos renta de la comunidad. Dicho de otra manera, si vives en la mitad pobre de la comunidad (Q1 y Q2) tienes el doble de probabilidades que quien vive en la zona rica de no tener centro de salud.
Quienes afirman que hay que pasar ya de fase, porque si no sus negocios cierran, son quienes no tienen sus centros de salud cerrados.

26.4.20


Católico, apostólico, romano y muerto.
Cuatro son los requisitos que pide la Puerta del Sol
para preocuparse por ti.
Se agradece además
ser defraudador de impuestos,
aunque ahora se dice donante.
Sigue tosiendo, tranquilo,
el pueblo que defendió Madrid resiste
incluso cuando nos roban nuestras mejores armas,
abrazos que significan:
aquí nadie se queda atrás.

21.3.20


¿Tú también tienes miedo?
A la crisis, al colapso, a la deuda.
A que todo lo paguemos nosotras.
Al abrazo, al beso, a la mirada cercana.

Yo, como tú, tengo miedo.
A que nos olvidemos cómo huele nuestra piel,
lo suave que es tu mano cuando me la ofreces.
No permitamos esta derrota.
Apuntémonos en deuda cada beso que no estamos dando,
cada risa que nos perdamos.
En ese mismo listado
que consten los ataques a nuestra clase,
que consten los culpables de nuestra hambre,
de las camas que no se ofrecieron.

La venganza será simultánea:
Recuperaremos cada derecho y todos y cada uno de los abrazos.

13.1.20

Prometo por mi conciencia y honor


Nadie puede impedir
que un pequeño triángulo rojo
presida la amplia sala,
ya no hay crucifijos insultándonos
ni señalando con su travesaño acusador.
Entre flashes y corbatas
por la tele nos llega la brisa
a la que llamamos compromiso.
Un tapiz de posición privilegiada
no logra ocultar que hoy está presente cada cuneta,
cada torturado, cada silenciada.
Cada cual promete aquello que atesora.
Un hilo rojo nos ha traído
la conciencia de un pueblo y el honor de la lucha:
acaban de ser nombrados ministros.

17.9.19

Y por último pero no por ello menos importante

Elegir el pantalón
que menos te deforma el cuerpo,
intentar peinar esto,
que no es media
ni melena entera,
pararte un minuto frente al espejo,
poner la espalda recta,
como si lo que hay fuera de casa
no te diera miedo.

Recordar comprar rímel
y usarlo.

Recordar también la sonrisa,
artificial como la comida del súper,
como las relaciones que compramos.

Cerrar la puerta con llave al salir,
que la ciudad no es segura
pero la culpa es tuya.

Volver con las llaves
en la mano,
deseando no usarlas de defensa.


Volver.

5.9.19

Pesadilla

La almohada se retira discretamente hacia el abismo.
Va callada, como siempre, pero huye como nunca lo haría.
El silencio se teme a través de las cortinas
y El beso enmarcado se suspende por un instante.
Cinco segundos después
sólo queda la sensación de miedo.
Y no se va.

9.8.19

Hoy, ya






A los españoles fallecidos en los campos concentración de Mauthausen y Gusen, cuyos nombres no ha publicado el gobierno español hasta agosto de 2019. 


152 páginas ocupan vuestros nombres y hoy, ya,
nos dejan daros por muertos.
Hoy, ya,
aunque no tengáis sepultura
y las lágrimas sean menos públicas de lo debido.
Aunque no recuperamos aún la libertad que luchasteis.
Hoy, ya,
veintisiete mil ochenta días después de la muerte del último de los nuestros.
Madrileño, se llamaba Jesús y cumplió el mes anterior treinta y dos años.
Hoy, ya,
30 años invisibles por el dictador
y otros 44 de silencio por los cómplices de su heredero.
Hoy, ya,
a menudas horas.


12.2.19

Dame un punto de apoyo
y no moveré ningún mundo.
Tan solo mostrarnos
como seres mínimamente
empáticos,
racionales,
humanos.
Dame un punto de apoyo, sin más,
donde poder soportar la vida.
Aunque quizá,
así ya cambie un poco este mundo.

5.2.19

Sororidades

Miedo al hombre que te habla por la calle.
Miedo al profesor que se te acerca demasiado.
Miedo al novio al que quieres decirle no.
A hablar demasiado alto.
Miedo a no defenderte lo suficiente o hacerlo demasiado.
A las calles vacías. A las farolas rotas.
Llevar las llaves en la mano como si fueran una mala navaja.
Que te callen con gritos
y no responder por no quedar como una loca.
La vida, dicen.
Pero miramos a izquierda y derecha
y somos muchas.
Nuestra vida, decimos.

18.8.18

Si yo tuviera patria,
en ella Lorca
compartiría cultura y pasión.
En mi patria el orgullo
se aloja en cada pupitre.
En nuestra patria
no mentimos con las palabras:
conocemos el valor de cada una
y cuánto nos costó
el derecho a conocerlas.

Otros también tienen su patria,
de áspera tierra de cadáveres.
Hoy se llaman monárquicos:
le han asesinado.