7.1.21

 
Estaba friendo croquetas
y no acababa la noche de lanzarse a nevar.
En otro punto del globo
el cielo no era nocturno aún
aunque el Capitolio se oscurecía.
Sí, una leve sonrisa
por lo que llamaremos justicia poética,
y Galeano nos guiñó un ojo desde la lejanía.
Un poco asustados.
Mientras freía croquetas
otros cogían apuntes:
quieren oscurecernos.
También ellos están precalentando el aceite,
no les falta ayuda.
No fue hasta la mañana del día siguiente
que comenzó a nevar.

 

24.12.20

 
En mi casa disfrutamos las tradiciones.
Torrijas en semana santa,
el árbol por la constitución,
beber, y mucho, el día de la virgen,
sopa de almendras en nochevieja
e insultar al rey durante el discurso.
Es importante, creemos, respetar
costumbres que nos convierten en pueblo.
Y hay que agradecer el esfuerzo del monarca.
Podría estar perfectamente disfrutando de riquezas
que dentro de 40 años sabremos que tiene.
En cambio, por su compromiso con nosotros, sus súbditos,
año tras año sale a mentirnos
para que en estas entrañables fechas
nos sentemos relajados a la mesa familiar.
Aprendió de su padre.

6.12.20

Comienza la Navidad

En primer lugar hay que subirse al altillo y encontrar todas sus piezas. En mi caso, hay una caja grande y otras más pequeñas que se han ido poniendo de una en una en años alternos sin tiempo luego para organizarlo bien. Las abuelas siempre tienen una caja de galletas redonda porque ellas bien saben que no existe nada que no pueda organizarse en cajas de galletas.

Una vez en el suelo con casi todas las partes -una ley universal provoca que siempre, al menos una pequeña bolsa se esconda-, lo sencillo es encontrar el árbol y lo difícil recordar cómo se ensamblaban las piezas. Por suerte, tras unos minutos descubrirás que es de sentido común y ya toca empezar a decorarlo con objetos inconexos que has recopilados durante años en diversas tiendas de chinos. Únicamente hay tres formas de disponer el espumillón y los muñecos o simples bolas colgantes: una, desde arriba; dos, desde abajo finalizando ceremoniosamente con la estrella superior o el símil que se dé en tu familia; o tres, con niños. En este último caso, la decoración habrá finalizado única y exclusivamente cuando todos y cada uno de los muñecos cuelguen del árbol. En cualquiera de los tres supuestos, no dejas de preguntarte en qué momento has acumulado tanto trasto y te prometes no comprar ninguno más. Comienza la Navidad.

18.10.20

Huelga de vampiros

 

Andan los vampiros revueltos estos días,
y esperan al cambio de hora
para convocar manifestaciones.
Aunque han agradecido,
en un nocturno comunicado,
que los ajos del súper
ya ni sean ajos ni sean na'.
Reclaman que volvamos a tener sangre,
que esa horchata que les corre
a algunos por las venas
les sienta fatal.

14.5.20

El virus no entiende de clases, nuestra respuesta sí

Esta semana la Comunidad de Madrid continúa en la "fase 0" mientras otras provincias se encuentran ya en la fase 1, e incluso planteándose solicitar avanzar de fase. Para los madrileños, seres orgullos de estar por encima del resto de España (sea esta posición superior real o tan sólo inventada, ¡qué más dará eso para el ego!), este hecho mella la autoconfianza de ese madrileño de bandera española e impuestos defraudados.
https://public.flourish.studio/visualisation/2391563/
La presidenta de la Comunidad de Madrid afirma que la región está preparada para afrontar un futuro repunte, mientras calla que -a día de hoy- hay más de 70 centros de salud cerrados en 56 municipios madrileños. Se les llena la boca al hablar de la gente que hace colas a la espera de comida, aunque a continuación informan de que habrá menos impuestos con los que sufragar las ayudas. Cabe preguntarse si esta injusticia de salvar a los ricos cae sólo en el tema impositivo o si también afecta a la salud. En este gráfico, podemos ver cómo el 28% de los municipios madrileños tienen algún centro de salud o consultorio cerrado, quede alguno abierto o no. Además, vemos cómo estos cierres no son ajenos a la renta. El 25% de los municipios más ricos (Q4) tienen casi un 15% de probabilidad de que les hayan cerrado el centro de salud, la mitad que los municipios con menos renta de la comunidad. Dicho de otra manera, si vives en la mitad pobre de la comunidad (Q1 y Q2) tienes el doble de probabilidades que quien vive en la zona rica de no tener centro de salud.
Quienes afirman que hay que pasar ya de fase, porque si no sus negocios cierran, son quienes no tienen sus centros de salud cerrados.

26.4.20


Católico, apostólico, romano y muerto.
Cuatro son los requisitos que pide la Puerta del Sol
para preocuparse por ti.
Se agradece además
ser defraudador de impuestos,
aunque ahora se dice donante.
Sigue tosiendo, tranquilo,
el pueblo que defendió Madrid resiste
incluso cuando nos roban nuestras mejores armas,
abrazos que significan:
aquí nadie se queda atrás.

21.3.20


¿Tú también tienes miedo?
A la crisis, al colapso, a la deuda.
A que todo lo paguemos nosotras.
Al abrazo, al beso, a la mirada cercana.

Yo, como tú, tengo miedo.
A que nos olvidemos cómo huele nuestra piel,
lo suave que es tu mano cuando me la ofreces.
No permitamos esta derrota.
Apuntémonos en deuda cada beso que no estamos dando,
cada risa que nos perdamos.
En ese mismo listado
que consten los ataques a nuestra clase,
que consten los culpables de nuestra hambre,
de las camas que no se ofrecieron.

La venganza será simultánea:
Recuperaremos cada derecho y todos y cada uno de los abrazos.

13.1.20

Prometo por mi conciencia y honor


Nadie puede impedir
que un pequeño triángulo rojo
presida la amplia sala,
ya no hay crucifijos insultándonos
ni señalando con su travesaño acusador.
Entre flashes y corbatas
por la tele nos llega la brisa
a la que llamamos compromiso.
Un tapiz de posición privilegiada
no logra ocultar que hoy está presente cada cuneta,
cada torturado, cada silenciada.
Cada cual promete aquello que atesora.
Un hilo rojo nos ha traído
la conciencia de un pueblo y el honor de la lucha:
acaban de ser nombrados ministros.

17.9.19

Y por último pero no por ello menos importante

Elegir el pantalón
que menos te deforma el cuerpo,
intentar peinar esto,
que no es media
ni melena entera,
pararte un minuto frente al espejo,
poner la espalda recta,
como si lo que hay fuera de casa
no te diera miedo.

Recordar comprar rímel
y usarlo.

Recordar también la sonrisa,
artificial como la comida del súper,
como las relaciones que compramos.

Cerrar la puerta con llave al salir,
que la ciudad no es segura
pero la culpa es tuya.

Volver con las llaves
en la mano,
deseando no usarlas de defensa.


Volver.