6.4.09

Te habló en chocolate,
tú respondiste en fresa y limón.
Acostumbrada a lo agrio,
lo amargo,
a un día de estos te llamo,
tanta caricia y condones de colores
eran,
por qué no decirlo,
una mariconada.

1 comentario :

Carmen dijo...

Genial. Me ha encantado