6.8.08

Lo que ella quería,
en el fondo,
eran sus maridos, su dinero,
sus vidas -una para cada película-,
su estilo, sus portadas
de revista de corazón.
En cambio,
porque era más barato,
se puso su nariz y sus pómulos.

3 comentarios :

Alejandro Fdez-Osorio dijo...

...y de qué manera se jodio la cara.
Apenas la mira uno y recuerda
las noches sin marido,
sin dinero (que en estos casos
viene a ser lo mismo)
el estilo sobre sus pasos
su corazón en portada y puerta.
Ay qué ver cómo se destrozo la niña.
Con lo mona que era.

Alejandro A dijo...

Estaba a punto de escribir que me ha gustado el poema, pero me da corte después de haber leído este primer comentario. Es como no estar a la altura. Pero ahí lo dejo...

Marina Tapia Pérez dijo...

a mi no me da corte... me gusta este poema,con ese tono irónico al que nos tienes habituad@s. Un beso y ya nos vemos en nuestros miércoles de Bukwoski!
Marina