30.8.16

El mundo está tan jodido
que en ocasiones
lo único para evitar lágrimas
se reduce a algo tan simple
como bajar las expectativas.
Sin embargo,
seguiré llevándome golpe tras golpe,
desilusiones de las que perdí la cuenta
con tal de no renunciar a mis sueños.