17.5.12

Las deudas de juego se saldan
con un par de huesos rotos.
Las políticas
a base de olvido
y rara vez perdón.
Sin embargo,
la deudas que contraes con la vida
no se saldan nunca.
No ha nacido aún el prestamista bondadoso
que liquide nuestros errores.