5.1.10

Y bebimos a destiempo
porque el amor no entiende de alcoholes,
o era al revés, pero qué importa.
Resulta sencillo conseguir la pasión,
un buen polvo,
a ver dónde encontramos una cama
a estas horas,
condones llevo en el bolso.
La resaca me mata al amanecer siguiente
pero valió la pena.
Siempre la vale.
Esta ronda la pago, tú la próxima,
que no haya penúltima esta noche.
Esta noche no habrá crisis,
ni nollegoafindemes,
ni pueblos masacrados,
ni eres abusivos.
Vamos a olvidarlo todo,
bebamos a destiempo
y estemos sólo
tú, yo y los condones.

1 comentario :

Jorge Ampuero dijo...

Una poética filosa y provocadora, por cierto.
Espero nos leamos.
Saluditos...