16.7.09

Respiras.
No puedes mirar el infinito,
nunca llegaste a encontrarlo,
a saber dónde está esa nada,
allá lejos del todo.
Respiras.
Echas tu mirada hacia adelante
y te topas con más miradas
que ni siquiera se dirigen a ti.
Respiras.
Quieres creer que buscan
tus pies sucios
tu tripa gorda
tu espalda arqueada
y sientes vergüenza.
Respiras.
Sigues sin darte cuenta
de que nadie te ha mirado.

1 comentario :

La Otra* dijo...

Quieres creer que buscan
tus pies sucios
tu tripa gorda
tu espalda arqueada
y sientes vergüenza.


Probablemente aquellos que no nos han mirado, han estado pensando exactamente lo mismo.
Creo que este comportamiento se está convirtiendo en una obsesión. De hecho, encontrar este poema tuyo ha de ser una señal. O una advertencia de peligro.

He estado leyendo algunos más, y la verdad que me han encantado.